La Selva de Irati es el nombre con que se conoce a este extenso bosque hayedo-abetal situado en la cabecera del río Irati, entre los valles de Aezkoa y Salazar y los valles de Zuberoa y de Cize en la Baja Navarra (Francia)

Esta inmensa masa arbolada de hayas y abetos se coloca, en cuanto a su extensión, en el segundo lugar de Europa y en el primero más grande de España. Según sus orígenes es una zona relativamente joven, ya que solo cuenta con doce mil años de antigüedad, pero desde su formación ha tenido un aprovechamiento forestal, ganadero y cinegético importante. En un principio los árboles que poblaron estos montes fueron los robles, pero actualmente son las hayas y los abetos las especies predominantes.

En esta selva de bosques y pastos, la madera y el agua se pasearon en la antigüedad con contrabandistas, soldados, maderistas, pastores, almas errantes y Lamias. Actualmente esta masa forestal es ideal para recorrerla paseando, gracias a sus Senderos Balizados, sobre todo en el otoño, estación en la que luce sus mejores galas, ya que en esta época la policromía de los tonos rojizos y dorados de su follaje presume de todo su esplendor, a la vez que contrasta con el verde intenso del musgo que crece sobre los troncos de los árboles.

https://www.youtube.com/watch?v=1Q-AuIKaAKA

La riqueza de la Selva de Irati radica, además de la cinegética de algunas especies, en la variada fauna terrestre que vive en la zona como son los jabalíes, corzos, ciervos, comadrejas, martas, zorros, tejones y en la fluvial como las truchas y las madrillas. Pero su actividad más importante es la ganadería de ovejas latxas, y rasas; vacas pirenaicas y yeguas burguetanas, que pastan libremente por los pastos de altura.

Actualmente la explotación maderera de la Selva de Irati es importante y se realiza en base a los planes de ordenación forestal, pero durante el siglo XVIII la madera de los bosques de hayas y abetos sirvió para construir barcos a las marinas española y francesa, dada su buena calidad. El transporte de estos troncos se solventó mediante almadías (balsas hechas con los mismos troncos y que los se transportaban por el río), pero cuando en 1922 se construyó el pantano de Irabia, con el fin de producir electricidad, las empresas privadas introdujeron la técnica de los barranqueadores que llevaban los troncos sueltos por el río hasta las serrerías más próximas. Algún tiempo después, también utilizaron el transporte aéreo mediante cables y a partir de 1960 se comenzaron a utilizar los camiones para trasladarlos por carretera, ya que era un medio más práctico y rentable.

Senderos por Irati

Si te gusta la naturaleza más auténtica, puedes elegir alguna de las rutas que recorren la espectacular Selva de Irati