El hombre habitó estos parajes desde la Prehistoria y dejó abundantes vestigios de su existencia

Una sorpresa que ofrece a los visitantes el Valle de Aezkoa es el soberbio conjunto de crómlechs y dólmenes que atesora.

El Cromlech es un monumento megalítico formado por piedras o dólmenes introducidos en el suelo y que adoptan una forma circular similar a un muro o elíptica, cercando un terreno.

En Azpegi, a escasos kilómetros de Orbaizeta y lindando con la frontera francesa, se encuentra su asombrosa Estación Megalítica.

Tanto en Azpegi como en sus alrededores se puede observar una gran cantidad de dólmenes y crómlechs diseminados en su enorme pradera. Es un yacimiento prehistórico notable.

Se tiene constancia de los dólmenes y los crómlech se utilizaron como sepulturas colectivas; sin embargo, hay muchos aspectos envueltos en el misterio: ¿En qué creencias estaban basados? ¿A quién o qué adoraban aquellas gentes? ¿Qué otro significado tenían? ¿Qué ritos se celebraban en ellos?.

Cerca de la carretera, en la gran pradera de la derecha, se aprecia a simple vista el conjunto de crómlechs, donde el más grande, de unos diez metros de diámetro, tiene un gran túmulo en su interior. Junto a él están repartidos hasta dieciséis y todos en perfecto estado.