El ganado, uno de los ejes, junto a la explotación forestal, de la economía de nuestros pueblos.

En el entorno del Valle se dan cita, por orden de importancia, ganadería bovina, ovina y equina, cada una con diferentes implicaciones económicas y ambientales.

Las explotaciones más habituales son las de vacuno, en concreto de vacas pirenaicas destinadas al consumo de carne. Les siguen en importancia las de ovino, destinadas a producción de leche o de carne.

Oveja Latxa

En esta parte occidental del Pirineo Navarro se cría, sobre todo, la oveja latxa. La tradición marca al río Irati como límite de las razas de oveja; la latxa predomina al O y la raza navarra al E.

Cada raza tenía su manejo y sus caminos de trashumancia: a veces juntándose en Remendía, pero lo habitual era que los abaurreanos, Garaioa, Hiriberri, Aribe y Garralda iban a Milagro; Aria, Orbara, Garralda y Orbaizeta a Iparralde. Los de un lado del río al Norte, y los otros al Sur.

La oveja latxa es una raza autóctona, que tolera bien las lluvias, aunque no tanto las temperaturas extremas. Su carácter es vivo y montaraz. Su espíritu menos gregario y mas individualista que el de otras ovejas. Su fisonomía es característica:

  • largo y áspero vellón
  • cara negra o roja
  • cuernos desarrollados, tanto en las hembras como en los machos.

VACA PIRENAICA

Es la vaca productiva del país. Su fisonomía es característica:

  • una buena cornamenta
  • Capa monocolor: trigueña más o menso clara “GORRI” o “ZURI”.
  • cuerpo robusto
  • ubre pequeña que produce poca leche

Se explota tradicionalmente como ganado de carne aunque también fueron famosas, en otros tiempos, las yuntas de bueyes aezkoanos.

Su rusticidad natural permite un manejo extensivo, por lo que las reses pastan en el monte en libertad durante gran parte del año. Es orgullo aezkoano haber conservado la raza autóctona de vaca pirenaica.

Caballo Burguetano

La villa de Burguete da nombre a una raza de caballo, fruto del cruce de la yegua del país con sementales Bretones o Trait-Bretones. En un principio criado como animal de trabajo, hasta llegar a nuestros días, cuya aptitud está dirigida a vocación cárnica.

Jaca Navarra

Posee un cuello corto y fuerte, un dorso y lomos anchos, unas extremidades robustas y aptitud para el tiro semipesado. Antaño utilizado para la agricultura y el transporte, hoy su interés se centra en la producción de carne y en la venta de sementales.

En 1950 se contabilizan unas 17.500 cabezas, por las 8.000-9.000 actuales. Su carácter es frugal. Resiste el clima adverso y necesita poca alimentación adicional a la que encuentra en los pastizales.