El euskera, en su variedad dialectal aezkera, ha sido la lengua habitual en Aezkoa hasta hace pocas décadas. Pero el avance del castellano en la segunda mitad del siglo pasado, fue relegando su uso.

Esta zona del noroeste de Navarra es una en la que más ha resistido la ¨Lingua Navarrorum”, ya que Aezkoa ha sido mayoritariamente vascoparlante hasta el segundo tercio del siglo pasado en el que se inició un proceso de pérdida.
Incluido lingüísticamente en la Zona Vascófona de Navarra por la Ley del Euskera, hace décadas que todos los niños y niñas son escolarizados en el modelo D (enseñanza en euskera), por lo que las nuevas generaciones son vascohablantes.

Mientras, el aezkera, último de los dialectos pirenaicos que todavía pervive, continúa en proceso de recesión, cada vez más habitantes del valle hablan el euskera unificado (Batua).
Infinidad de elementos de la vida cotidiana están impregnados de este idioma: el habla, la toponimia, lo nombres de las casas, utensilios, costumbres, etc. se expresan en la lengua de esta tierra.